Es un estudio del esófago, estómago y duodeno, sí se extiende a todo el intestino delgado se denomina tránsito. Para poder realizarlo es necesario beber un líquido de bario para ver las estructuras digestivas, y se realiza para valorar la forma y la función de las mismas, al igual que para detectar anomalías cómo úlceras, tumores, o inflamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *