• Radiografía de Columna:  puede tomarse para detectar lesiones o enfermedades que afectan los discos o las articulaciones de la columna vertebral, generados por fracturas, infecciones, dislocaciones, tumores, espolones óseos o enfermedad de disco en la columna vertebral; de igual manera también pueden ser realizadas para revisar la curva de la columna vertebral (escoliosis) o para detectar defectos. La columna vertebral está dividida en cuatro partes, de modo que hay cuatro tipos comunes de radiografías de la columna (radiografía de la columna cervical, radiografía de la columna torácica, radiografía de la columna lumbosacra y radiografía del sacro o conocido comúnmente como cóccix).

  • Radiografía de Tórax: con ella no solamente es posible observar el tórax, sino también los pulmones, el corazón, las grandes arterias, las costillas y el diafragma. se utiliza muy frecuentemente en la consulta médica de rutina y también en situaciones de urgencia o si se presentan síntomas torácicos o pulmonares como tos persistente, expectoración abundante, expectoración con sangre, dolor torácico, dificultad para respirar, fiebre con síntomas pulmonares; y en caso de estudio preoperatorio.

  • Radiografía de Miembros Inferiores: dentro de los miembros inferiores encontramos el pie, el calcáneo, el tobillo, la tibia, el peroné, la rodilla, el fémur y la cadera. Este estudio se utiliza para evaluar las estructuras óseas, partes blandas y articulaciones de las extremidades o miembros inferiores, detectando lesiones o enfermedades que afectan las diferentes estructuras que los componen, ya sea debido a fracturas, infecciones, dislocaciones, tumores o para realizar controles pre y post operatorios.

  • Radiografía de Miembros Superiores: dentro de los miembros superiores encontramos el cuello, la clavícula, el esternón, el brazo, el antebrazo y la mano. Este estudio se utiliza para evaluar las estructuras óseas, partes blandas y articulaciones de las extremidades o miembros superiores, detectando lesiones o enfermedades que afectan las diferentes estructuras que los componen como lo son el hombro, el radio, el cubito, el húmero, los dedos y la muñeca; ya sea debido a fracturas, infecciones, dislocaciones, tumores o para realizar controles pre y post operatorios.

  • Radiografía de Abdomen: este estudio es realizado para observar órganos como el bazo, el estómago y los intestinos, además de las estructuras que componen el abdomen. Con el es posible diagnosticar dolores inexplicables, náuseas o vómitos y también permite detectar posibles complicaciones como obstrucción intestinal, perforaciones o megacolon tóxico.  Cuando este examen se hace para observar las estructuras de la vejiga y el riñón, se denomina radiografía de RUV (riñones, uréteres y vejiga).

  • Radiografía de Cavum Faríngeo: Este estudio evalúa el tamaño del tejido adenoideo de la faringe y de las amígdalas palatinas y su eventual repercusión sobre la amplitud de la vía aérea. Su principal indicación es en el estudio de niños que respiran por la boca, y en aquellos con otitis media a repetición.

  • Radiografía de Cráneo: pueden realizarse para diagnosticar fracturas de los huesos del faciales y los craneanos, defectos de nacimiento, infecciones, cuerpos extraños, tumores de la glándula pituitaria y algunos desórdenes metabólicos y endocrinos que causan defectos óseos del cráneo. También pueden usarse para detectar tumores, controlar los senos paranasales y detectar calcificaciones en el cerebro.